PUBLICACIONES2

El Belén que no llegó

1 2

 

 

 

 

 

 

(…) Cuando entraron en San Pedro quedaron sobrecogidos. Acostumbrados a los templos más oscuros, más pequeños, con el clima de las pequeñas velas y los iconos, aquello les parecía una parte del cielo.

Quedaron en silencio un buen rato. Incluso el niño se recostó en una columna y se quedó pensativo. Pidieron por los que sufren el horror de la guerra; por los niños y niñas que observan cada día el drama de la muerte, de la mutilación, del hambre; por todos los que se quedan solos, sin una familia, sin unos amigos; por los que ven números, intereses, allí donde hay personas, corazones. Pidieron hasta las lágrimas. Mariam sentía el dolor en sus entrañas y delante de la Piedad de Miguel Angel veía el retrato de la humanidad. Volvieron a ofrecer su viaje, sus pertenencias, ese Belén ahora incompleto y salieron a la plaza repleta de peregrinos y turistas (…)

Cuento de Navidad (texto Santos Urías), editorial PPC

Anuncios